EXPOSICIONES

Milenaria y actual, tradicional y cambiante, única y diversa… ¿De cuántas formas podríamos definir a la cultura maya?

El Gran Museo del Mundo Maya de Mérida es una ventana abierta para que te asomes a las múltiples facetas de este rico y complejo pueblo de pueblos, mediante un recorrido que parte de la actualidad para adentrarse en el pasado.

Esperamos que la visita te suscite aprendizaje, reflexión, goce y te haga descubrir que el mundo maya no sólo fue una gran civilización del pasado, sino que es una manera de vivir y pensar que sigue y seguirá recreándose entre los mayas de hoy y de mañana.

El Gran Museo del Mundo Maya de Mérida es una propuesta que corresponde a nuestro tiempo y genera un proceso de comunicación cultural con los visitantes a través de sistemas interactivos, digitales, proyecciones, salas de inmersión, audiovisuales y líneas de internet en su recorrido.

El museo exhibe una magnífica colección de más de 1,160 piezas que permite disfrutar, entre otros ejemplos, textiles, objetos religiosos y diversos enseres que reflejan la vida cotidiana actual de los mayas; también se muestran grabados, libros y documentos históricos, así como obras artísticas y religiosas de la época colonial; y no deben olvidarse las obras y testimonios de la época prehispánica que incluyen estelas, bajorrelieves y esculturas en piedra; vasijas, ajuares y ofrendas de cerámica, además de adornos y objetos suntuarios de oro, jade y concha.

Las salas inician con el panorama actual de la cultura maya para irse adentrando en el pasado de este pueblo milenario a través de cuatro secciones principales:

Sala 1: El Mayab Naturaleza y Cultura

Los mayas han habitado un territorio que abarca la Península de Yucatán –donde hoy se asientan los estados de Yucatán, Quintana Roo y Campeche- Chiapas y Tabasco, así como Belice, Guatemala y parte de Honduras, además de una región geográficamente aislada pero culturalmente hermanada: la tierra de los huastecos que habitan entre San Luis Potosí y Veracruz. Enclavado el Mayab en la región peninsular, su superficie es predominantemente plana, con aguas dulces subterráneas, cubierta por una fina capa cultivable de tierra pedregosa. Su aparente uniformidad alberga selvas, manglares, pantanos y sabanas habitadas por una rica variedad de fauna, complejo hábitat en cuyos cielos trinan más especies de aves que las de toda Europa. Pero el Mayab también está definido por su dimensión humana; luego de más de 3 mil años de ocupación ininterrumpida, los mayas han dejado una huella imborrable en el paisaje, merced a su actividad agrícola y su incesante tránsito por la región.


Sala 2: Mayas de Hoy

Una región tan diversa no podría albergar a un colectivo homogéneo. Los mayas peninsulares son un pueblo de pueblos emparentados física, lingüística y culturalmente, por lo que es impensable una sola forma de ser maya. A lo largo de su historia, cada comunidad imprimió a su lengua madre inflexiones propias, y hoy practica a su manera ancestrales costumbres y actualiza antiguos saberes, como en el caso de la actividad agrícola, en la que el papel primordial del cultivo del maíz para la subsistencia se refleja en su concepción del tiempo y en rituales que aseguran su crecimiento, o en la recreación de ceremonias de raíz prehispánica y con fuerte influencia cristiana, como el Cha-chaac para implorar a los dioses que llueva. Otros modos de vida enriquecen a esta cultura: las de comerciantes, profesionistas, científicos o artistas, o las de tantos que se convirtieron en asalariados o que emigraron obligados por su situación económica.


Sala 3: Mayas de Ayer

La Conquista implicó la transformación más drástica de la cultura maya: las ciudades aún habitadas fueron devastadas o abandonadas, incontables vestigios materiales fueron destruidos, y los indígenas sometidos debieron cumplir con las exigencias tributarias de los españoles. Villas y poblados hispanos desplazaron a las comunidades mayas; tecnologías basadas en el uso del metal modificaron los procesos de trabajo; animales y plantas de ultramar se mezclaron con los propios, y enfermedades desconocidas diezmaron a la población. Pero ni la marginación y explotación que siguieron padeciendo aún en el México Independiente ni los intentos de incorporarlos a una sociedad que veía las diferencias como impedimento para el desarrollo del país han imposibilitado a los mayas preservar su cultura, sus saberes y sus prácticas que, constantemente resignificados, se transmiten en el seno de la familia y la comunidad.


Sala 4: Mayas Ancestrales

La historia de los antiguos mayas ofrece una lección fundamental para la humanidad, pues aunque interactuaron con un medio ambiente diverso durante dos milenios, supieron aprovecharlo para mejorar su calidad de vida y desarrollar una cultura próspera e independiente, sin llegar a destruirlo. Cultivaron en la selva tropical, utilizaron las tierras pantanosas y dispusieron sabiamente de recursos renovables; enfrentaron desastres naturales, sobrepoblación y opresión, pero lograron preservar sus tradiciones desplazándose a otros lugares y estrechando sus lazos familiares. Con una población que alcanzó varios millones de individuos, ocuparon un área equivalente a la sexta parte del territorio mexicano, donde fundaron desde pequeñas aldeas hasta grandes ciudades. Entre sus aportaciones destacan el diseño de sus edificios, las obras escultóricas y pictóricas, los calendarios, y sus sistemas de numeración y escritura.

Sala de Aerolito de Chicxulub


A lo largo de la historia de la vida en la tierra se han sucedido cinco grandes extinciones en las que se ha perdido más del 90% de las especies que han habitado el planeta. La última de éstas tuvo lugar al final de la era Mesozoica, hace aproximadamente 65 millones de años. ¿A qué se debió la extinción? Los más recientes estudios geológicos apuntan a la caída de un asteroide de aproximadamente 10 kilómetros de diámetro aquí, en Yucatán, cuya evidencia se encuentra en el cráter de Chicxulub, justo debajo de tus pies… A través de esta exposición te invitamos a conocer la historia de la vida en la tierra y la forma en la que ésta ha encontrado el modo de resurgir.

Cargando...

Cargando...

    ZAMNÁ: MENSAJERO DE LA PAZ

    Vestíbulo Principal La Ceiba (1º piso)
    Miércoles a Lunes 8:00 – 18:00 hrs.
    Entrada Libre / Clausura: 13 de marzo 2016

    Esta exposición se podrá conocer la fantástica travesía del trimarán Zamná y el mensaje de paz que llevó en el año 2009 desde Yucatán hacia el mundo.


Calle 60 Norte No. 299 E
Unidad Revolución
C.P.97110. Mérida. Yuc.
(999) 341.04.35
gmuseommm@gmail.com

MUSEO
Miércoles a Lunes
8:00 hrs. a 17:00 hrs.
Espectáculo de luz y sonido
En mantenimiento, funciones hasta nuevo aviso. Gracias por su comprensión.
Estacionamiento
$20.00 pesos (incluye 3 horas)